3 habilidades necesarias para convertirte en un individuo de acción

La característica primordial de cualquier persona exitosa es que son individuos que llevan sus ideas a la acción. Si existe una cualidad que transformará tu vida es la capacidad de actuar, de moverte de la teoría a la práctica, de salir afuera y luchar por tus objetivos con acciones específicas que vayan en pro de su cumplimiento.

(Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

En mi artículo “4 principios para crear equipos de alto desempeño” comentaba que uno de estos principios era incluir en tu equipo sólo a personas con una fuerte predisposición a la ejecución.

Existen dos tipos de personas: los pensadores y los actuadores. Todos tenemos algo de ambos. Sin embargo, en cada uno de nosotros existe una predisposición a uno de ellos.

Los pensadores son individuos que su tendencia es a pensar, a planear, a prepararse, a evaluar. Estos individuos son los que hacen decenas de cursos, y leen cientos de libros e invierten horas y días pensando y desarrollando planes de negocio, agendas, diagramas, etc.

Por el otro lado, los ejecutores son personas que se lanzan rápidamente a la acción. Estos individuos “le pican los pies” por probar ideas en el mercado, por vender, por dejar de hablar y comenzar a actuar.

Ahora bien, ambos extremos son malos: los pensadores pasan toda su vida aprendiendo y planeando y nunca llevan a la realidad sus planes. Ellos piensan que están avanzando (porque invierten horas y días en su planificación y aprendizaje) pero realmente no lo están.

Recuerda que no es lo mismo estar ocupado que estar avanzando.

El extremo ejecutor tampoco es bueno. El mismo, por su deseo de llegar rápido al mercado, presenta a su cliente un producto o servicio mediocre, no tiene planes alternativos y normalmente no ve la foto completa.

Sin embargo, es mucho mejor ser un actuador que un pensador.

Es mucho más fácil educar a un actuador, que activar a un pensador.

Por ello, hoy quiero dejarte 3 habilidades que necesitas desarrollar para convertirte en un actuador: un individuo de acción.

1- Enfócate en los objetivos realmente grandes e importantes.

La primera habilidad de un individuo ejecutor es enfocarse en lo grande e importante.

Todo gran profesional, líder o emprendedor quiere crecer y abarcar más. Pero mientras más tratas de abarcar, menos es tu capacidad de enfocarte y colocar un esfuerzo consciente en tareas individuales.

Si quieres lograr algo realmente extraordinario, necesitas poder concentrarte en ello.

Sean Covey, el autor del libro “Las 4 disciplinas de la ejecución” comenta que el día a día de nuestra vida está llena de lo que él llama “el torbellino”: emails, reuniones a último minuto, reacciones a la competencia, problemas que surgen, cosas urgentes, problemas familiares, tareas de los hijos, acostar a dormir a la familia, etc.

Sin embargo, dice el autor, si quieres lograr algo extraordinario, necesitas reservar 20% de tu tiempo para ejecutar uno o dos objetivos realmente grandes e importantes.

Google utiliza este método en su casa matriz: todo empleado tiene 20% de tiempo reservado para proyectos de “pasión personal”. Es decir, proyectos que, aunque no necesariamente tengan que ver con su trabajo, estos individuos quieren desarrollar porque tienen una pasión muy grande al respecto y creen será de gran beneficio para la compañía.

Google ha desarrollado un proceso para sacar a sus empleados del “torbellino” y dejarlos enfocar en algún objetivo grande e importante.

La gran pregunta para ti es ¿Cuál es ese (uno o dos máximo) objetivo grande e importante?

Una vez que lo tengas definido es importante que reserves un 20% de tu tiempo para trabajar en llevar a la realidad ese objetivo en tu vida.

2- Define y actúa en las “metas proactivas” de ese objetivo grande e importante.

Existen dos tipos de metas: metas rezagadas y metas proactivas. Normalmente nosotros nos colocamos las metas en versión rezagada y olvidamos traducirla a la versión proactiva. Te explico:

Meta rezagada: Es lo que quiero lograr. Por ejemplo: Bajar 10 kg de peso en 6 meses, ahorrar $10,000 en la cuenta de ahorros, pagar mis deudas completamente, dejar mi trabajo, etc.

Meta proactiva: son las acciones que están bajo mi control que me llevarán a la meta rezagada. Por ejemplo:

Bajar 10kg de peso en 6 meses no es una acción que está bajo mi control, sino más bien, es la consecuencia de una acción que está bajo mi control. Y ¿Cuáles son las acciones que están bajo mi control?

  • Comer un máximo de 1200 calorías al día
  • Trotar 30 minutos 4 veces a la semana
  • Eliminar los carbohidratos procesados de mi dieta.

En el ejemplo de la meta rezagada “ahorrar $10,000 en mi cuenta bancaria” la meta proactiva sería algo como:

  • Eliminar mis cafés de Starbucks y colocar los $20 semanales en mi cuenta de ahorro.
  • Cortar la televisión por cable y depositar los $100 mensuales en mi cuenta.
  • Entregar pizzas los jueves y viernes por la noche y depositar el dinero en mi cuenta.

La clave para convertirte en un individuo ejecutor es traducir las metas y objetivos a un lenguaje proactivo (hábitos o actividades diarias –o semanales-  que necesito hacer) para poder enfocarte y actuar en las actividades que están en tu control.

3 – Crea un sistema de medición para asegurar la ejecución

Lo que no se mide, no crece.

Es importantísimo tener un sistema de retroalimentación que te muestre la verdad sobre tu capacidad de actuar en tus metas proactivas.

En mi caso, creé una simple tabla que me permite definir mi meta rezagada, mi meta proactiva y luego poder medir día a día si cumplo o no con la meta proactiva.

Recuerda que lo importante en el sistema de medición es que sea sencillo: ¿hiciste la meta proactiva… si o no?

Medir te ayudará a enfrentarte con la realidad, te dará consciencia de tu real habilidad de acción. Muchas personas se consideran individuos de acción, pero la realidad es que su tiempo y esfuerzo está invertido en las tareas incorrectas. Esta tabla te permite estar enfocado en las tareas correctas: las metas proactivas.

¿Quieres descargar la tabla del progreso de las metas proactivas?

Simplemente deja tu nombre y tu correo electrónico y te la enviaré directamente a tu buzón:

Success! Now check your email to confirm your subscription.

There was an error submitting your subscription. Please try again.

/* Layout */ .ck_form.ck_naked { /* divider image */ background: transparent; line-height: 1.5em; overflow: hidden; color: #666; font-size: 16px; border: none; -webkit-box-shadow: none; -moz-box-shadow: none; box-shadow: none; clear: both; margin: 20px 0px; text-align: center; } .ck_form.ck_naked p { padding: 0px; } .ck_form, .ck_form * { -webkit-box-sizing: border-box; -moz-box-sizing: border-box; box-sizing: border-box; } .ck_form.ck_naked .ck_form_fields { width: 100%; float: left; padding: 5%; } /* Form fields */ .ck_errorArea { display: none; /* temporary */ } #ck_success_msg { padding: 10px 10px 0px; border: solid 1px #ddd; background: #eee; } .ck_form.ck_naked input[type=”text”], .ck_form.ck_naked input[type=”email”] { font-size: 18px; padding: 10px 8px; width: 34%; border: 1px solid #d6d6d6; /* stroke */ -moz-border-radius: 0px; -webkit-border-radius: 0px; border-radius: 0px; /* border radius */ background-color: #fff; /* layer fill content */ margin-bottom: 5px; height: auto; float: left; margin: 0px; margin-right: 1%; height: 42px; } .ck_form input[type=”text”]:focus, .ck_form input[type=”email”]:focus { outline: none; border-color: #aaa; } .ck_form.ck_naked .ck_subscribe_button { width: 100%; color: #fff; margin: 0px; padding: 9px 0px; font-size: 18px; background: #0d6db8; -moz-border-radius: 0px; -webkit-border-radius: 0px; border-radius: 0px; /* border radius */ cursor: pointer; border: none; text-shadow: none; width: 30%; float: left; height: 42px; } .ck_converted_content { display: none; padding: 5%; background: #fff; } /* max width 500 */ .ck_form.ck_naked.width500 .ck_subscribe_button { width: 100%; float: none; margin-top: 5px; } .ck_form.ck_naked.width500 input[type=”text”], .ck_form.ck_naked.width500 input[type=”email”] { width: 49%; } .ck_form.ck_naked.width500 input[type=”email”] { margin-right: 0px; width: 50%; } /* max width 400 */ .ck_form.ck_naked.width400 .ck_subscribe_button, .ck_form.ck_naked.width400 input[type=”text”], .ck_form.ck_naked.width400 input[type=”email”] { width: 100%; float: none; margin-top: 5px; } .ck_slide_up, .ck_modal, .ck_slide_up .ck_naked, .ck_modal .ck_naked { min-width: 400px; } .page .ck_form.ck_naked { margin: 50px auto; max-width: 700px; }

En conclusión, desarrollar tu habilidad de definir uno o dos objetivos grandes e importantes, reservar 20% del tiempo para ellos, definir la meta rezagada de cada uno y luego traducirla a la meta proactiva mientras te sostienes en un sistema de medición simple, te llevará con total seguridad al éxito.

La entrada 3 habilidades necesarias para convertirte en un individuo de acción aparece primero en Liderazgo Hoy.

loading...

Deja un comentario