Los 4 niveles del pensamiento de un líder, y ¿Cuál es el tuyo?

La única forma de desarrollar tu liderazgo real, expandir tu influencia y lograr una transformación significativa en el mundo es elevando tu nivel de pensamiento.

El objetivo de este artículo y podcast es presentarte los que, según mi opinión, son 4 niveles de pensamiento típicos. No sólo para que puedas autoevaluarte sino también para que puedas ver la vida desde los lentes de personas que están en diferentes niveles de pensamiento, y puedas ser más efectivo en tu liderazgo e influencia.

Los 4 niveles del pensamiento:

(Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

Nivel #1: Ciego en la tribu.

Todos comenzamos en nivel 1: ciego en la tribu. Muchos se quedan aquí de por vida.

La característica general de una persona nivel 1 es que adoptan creencias, actitudes y comportamientos de forma completa y sin cuestionar, que normalmente son dadas por los padres, la sociedad, religión, etc.

Un joven que dedica toda su juventud a estudiar para ser un médico por el simple hecho de que viene de una familia de médicos y que nunca se hizo la pregunta si le gustaría hacer otra cosa es un caso típico de pensamiento nivel 1.

Una mujer fanática del Yoga que no para de hablar del tema y que no puede entender como sus amigas no les gusta el yoga, es otro caso de pensamiento nivel 1.

Las religiones en general son un caso que explica el pensamiento nivel 1 cuando se experimentan dentro del fanatismo. Si la estructura básica de pensamiento del practicante es “tú estás mal y yo tengo la razón”, es un pensamiento nivel 1.

Las personas con pensamiento nivel 1 tienen una manera de pensar encajonada y cualquier forma de pensar diferente la ven como herejía.

Quiero aclarar algo, uno puede ser parte de una religión, o de un deporte, o de una profesión o hobby a cualquier nivel del pensamiento (1 al 4), en ningún momento estoy afirmando que todas las personas religiosas automáticamente tienen pensamiento nivel 1, pero muchas de ellas, sí.

Cualquier religión, grupo, profesión, etc.: cristianismo, islamismo, veganos, republicanos o demócratas, yoguis, doctores, profesores o ingenieros, tienen partes de su sistema de creencia que son magníficas, pero partes que están incorrectas, desactualizadas o simplemente rotas.

Las personas de pensamiento nivel 1 son personas ciegas a las imperfecciones de la ideología que decidieron creer y seguir.

Si al leer estas líneas te sientes un poco incómodo, o sientes que todo lo que estoy diciendo es verdad para las otras ideologías, pero no para la tuya (porque tú sí tienes la razón), entonces probablemente estás atascado en pensamiento nivel 1.

Nat Elianson, en su artículo “Level 3 thinking: a unified theory of self-improvement” (que inspiró este artículo) comenta:

“La única manera de pasar del nivel 1 es teniendo un momento de claridad: un destello en tu pensamiento donde te das cuenta de que has estado manejando con unas gríngolas, y que no sabes tanto como creías que sabías”.

Todos comenzamos la vida en nivel 1. Nadie nace iluminado. Ser una persona con nivel 1 de pensamiento es totalmente normal, lamentablemente la mayoría se queda en nivel 1, o máximo, llegan a nivel 2.

Nivel #2: De ciego a ciego, de tribu a tribu.

El momento de claridad: el destello que te hizo ver tus gríngolas.

El momento de claridad es ese momento donde te sometes a una experiencia, idea o te cruzas con una persona que destruye parte de tu ideología para siempre. Por un momento te sientes desorientado, confundido y posiblemente dolido, pero luego del shock, tu manera de ver la vida cambia para siempre.

Si no sabes a lo que me refiero, probablemente no hayas tenido un momento de claridad todavía. De lo contrario, sabrías exactamente a lo que me refiero.

Un joven heterosexual en la universidad es obligado a trabajar con un homosexual y lo llega a conocer como ser humano, dándose cuenta de que no es lo horrible e inhumano que sus padres y su religión le habían pintado. Una joven se da cuenta que su pasión no es lo que su familia esperaba de ella y reta por primera vez el pensamiento de que no necesariamente tiene que hacer lo que sus padres querían para su futura profesión.

Éste primer momento de claridad es revolucionario para nuestra vida. Lo único malo es que generalmente no expandimos nuestro nivel de pensamiento, sino que brincamos de una ideología a otra.

Una persona fanática de una religión X descubre la religión Y y brinca a un nuevo fanatismo. El carnívoro luego de un ataque al corazón cambia al vegetarianismo en un cambio de 180 grados, su nueva religión. El joven que, ya cansado de su trabajo actual, comienza su negocio de multinivel, desarrollando un fanatismo absoluto donde todos los que no deciden hacer el negocio con él son unos idiotas. Todos estos son ejemplo de pensamiento nivel 2: un momento de claridad te mostró la luz y te llevó a brincar a un nuevo fanatismo, una nueva ideología que maximiza los beneficios, pero te mantiene ciego a las debilidades y fallas… otra vez.

El momento de claridad no debió hacernos brincar de una ideología a otra, sino más bien, sólo mostrarnos que algunos aspectos de nuestra ideología estaban incorrectos. El problema es que el shock es muy fuerte y nuestra mente está estructurada para pensamiento nivel 1. No estamos listos para pensar y movernos de un mundo blanco/negro a uno de grises, en consecuencia, necesitamos brincar a un nuevo modelo blanco/negro igual al anterior.

Nivel #3: Compasión.

Luego de varios momentos de claridad, comenzamos a entender el patrón, y vemos a las demás personas como “menos evolucionadas”. Pasamos de verlas como equivocadas, pecadoras, idiotas, etc. a personas que “no han sido aún iluminadas” y en consecuencia las vemos con compasión.

En este nivel todavía vemos el mundo blanco/negro. Sin embargo, como hemos experimentado varios momentos de claridad, pasamos de una actitud juzgadora a una actitud compasiva. Nosotros una vez estuvimos ahí, en consecuencia, las personas no son idiotas o pecadoras, sino que están en una jornada y, algún día, verán la verdad como yo la veo.

Obviamente este es un nivel de pensamiento mucho más poderoso que el 1 y 2. Las personas nivel 3 tienen una mayor capacidad de influencia porque son dirigidas por el amor y compasión. Es más, como las otras personas se sienten amadas y comprendidas (vs. juzgadas) tienen mucho más chance de acercarse a esta nueva ideología y cambiar su manera de pensar.

A pesar de ser un magnífico nivel de pensamiento y, si lográramos que la mayoría de las personas llegaran a nivel #3 nos ahorraríamos la mayoría de los problemas en el mundo, creo que existe un nivel aún más poderoso.

Nivel #4: Independencia de pensamiento.

Las personas nivel #4 han pasado por tantos momentos de claridad, y los mismos han sido tan disruptivos, que comienzan a ver el mundo como un conjunto de tonos de grises en vez de blanco/negro.

Estas personas entienden que todas las ideologías, grupos y religiones, tienen aspectos buenos y aspectos malos, en consecuencia, su nivel de pensamiento se eleva más arriba de la ideología tratando de ver el mundo de una perspectiva más amplia.

El gran problema y riesgo de las personas que tienen nivel de pensamiento 4 es que automáticamente son expulsadas de las organizaciones o grupos porque normalmente están dirigidos por personas nivel #1.

Un cristiano nivel #4 que se atreva a desechar algunas creencias básicas por considerarlas incorrectas automáticamente es expulsado del “cristianismo” porque muchas veces la iglesia está liderada por personas nivel 1. Un republicano que piensa que el gobierno debería crecer ciertos programas sociales es automáticamente expulsado del partido por violar los principios del mismo (nivel 1). Un cantante muy famoso religioso (caso real) es destruido en las redes sociales y boicoteado porque disfrazó a sus niños la “noche de brujas” y salió a pedir caramelos.

Por esta razón muchas personas con nivel de pensamiento 4 prefieren retroceder al nivel 3 (o a veces al 1) para mantener su estatus, profesión, dinero, etc. cuando lo más cómico del asunto es que los líderes que fundaron dichas ideologías, grupos y religiones normalmente fueron revolucionarios, fueron líderes con pensamiento nivel 4.

Estos líderes nivel 4 trastornaron el sistema, expandieron su influencia y liderazgo, pero sus seguidores que eran personas con nivel de pensamiento 1, pasaron a nivel de pensamiento 2, se unieron a la nueva ideología, y crearon un nuevo fanatismo.

En el nivel 1, 2 y 3, buscas una ideología que seguir, buscas afuera. En el nivel 4, buscas adentro. Te preguntas, luego de todas las ideologías que he tenido, los momentos de claridad y mis experiencias, ¿Qué hace sentido y qué no? Basado en eso, creas un modelo del mundo customizado, pero en constante evolución.

Los modelos de pensamiento nivel 4 son modelos en constante evolución. Es más, ves la vida como una aventura. Debido a que has experimentado tantos momentos de claridad que te han hecho cambiar tu manera de pensar, sabes que no tienes la verdad en tus manos, sino más bien, las iras descubriendo cada día, a medida que abres los ojos para ver más.

Un cristiano, o judío o musulmán de nivel 4 buscaría activamente reunirse con personas que piensan lo opuesto de él, porque sabe que dentro de todo lo que escuchará habrá verdades, que le permitirán expandir y fortalecer su fe. Un religioso nivel 1, 2 o 3 no buscará estos contactos proactivamente porque ¿Para qué escuchar a los que están equivocados? Y si lo hace, nunca será con interés sincero de aprender, sino de convencer al otro para que se una a su ideología.

Un profesional, religioso, deportista, yogui, vegetariano, etc. se comportará completamente diferente dependiendo de su nivel de pensamiento. Como manera general:

Nivel 1: Yo tengo la verdad absoluta. Todos los demás son unos idiotas, pecadores, equivocados, etc.

Nivel 2: Yo estuve equivocado, pero conseguí la verdad. Todos los que no crean en esta nueva verdad son unos idiotas, pecadores, equivocados, etc.

Nivel 3: Yo conseguí la verdad absoluta. Las demás personas están en su respectiva jornada, eventualmente serán iluminados (como yo fui).

Nivel 4: No soy dueño de la verdad. El modelo de “verdad” lo construyo mediante mis experiencias y aprendizajes. Mi modelo está en constante evolución, por ello, me encanta aprender de los demás porque hay algo de verdad en cada ser humano.

Un líder con nivel del pensamiento 4 tiene un gran poder para transformar positivamente la vida de las personas. Mientras que los líderes nivel 1, 2 o 3 buscan adoctrinar, el líder con nivel de pensamiento 4 busca ayudar a las personas a pensar y crear el modelo del mundo correcto, para ellos.

¿Qué opinión tienes de este artículo? ¿Te sentiste irrespetado (nunca fue mi intención)? O más bien ¿retado? Me encantaría saber tu reacción en el área de comentario abajo.

Si te gustó este tema, no dejes de leer “Los 4 niveles de la consciencia”.

La entrada Los 4 niveles del pensamiento de un líder, y ¿Cuál es el tuyo? aparece primero en Liderazgo Hoy.

loading...

Deja un comentario